La alimentación complementaria del bebé: ¿Qué opciones tengo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

¡Hola mamis!

Vuestro bebé está a punto de cumplir seis mesecitos  y hasta ahora su alimentación se basaba única y exclusivamente en leche, ya sea materna o de fórmula. Aunque haya podido haber dificultades al principio, ya habéis establecido una rutina y tenéis todo bajo control, pero llega el momento de introducir otros alimentos y estáis un poco abrumadas. ¿Cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar?  A continuación os hacemos un resumen de todas las opciones que tenéis.

Lo primero que tenéis que saber, es que hay cosas comunes elijáis el método que elijáis para alimentar a vuestro bebé:

– Hasta los 12 meses, el alimento principal del bebé siempre será la leche materna o de fórmula, de ahí el nombre de Alimentación Complementaria:  es un complemento de la leche.

– Es muy importante introducir los alimentos de uno en uno, esperando aproximadamente 3 días para introducir otro. De esta forma, podréis comprobar si vuestro bebé es alérgico a algún alimento. Si mezcláis varios por primera vez y el bebé sufre una alergia, no podréis saber cuál de ellos produjo la reacción.

Alimentación a base de triturados

Se trata de la alimentación tradicional, donde se ofrecen los alimentos en forma de purés o papillas y se alimenta al bebé con cuchara. Es importante que aunque optéis por este tipo de alimentación, poco a poco cambiéis las texturas para introducir trocitos antes de los 9 meses, para que el bebé no los rechace. Para hacer esta transición lo recomendable es triturar cada vez menos los purés, incluso chafar los alimentos con un tenedor, para que vayan cogiendo textura.

Baby Led Weaning (BLW)

El BLW es la alimentación auto regulada por el propio bebé. Consiste en ofrecer los alimentos en trocitos adaptados para que el niño pueda cogerlos con las manos. Deben ser alimentos blandos, que podamos aplastar fácilmente con los dedos.  Con este tipo de alimentación, el bebé tiene la posibilidad de jugar con la comida, tocar, experimentar y descubrir olores y texturas, lo que le ayudará a aceptar más fácilmente todo tipo de alimentos.

Es muy importante que antes de comenzar el BLW comprobemos que nuestro peque está preparado para ello, cumpliendo los siguientes requisitos:

– Tiene que ser capaz de mantenerse sentado en la trona.

– Es imprescindible que tenga buena coordinación ojo-mano-boca y que tenga autonomía con sus manos.

– Que tenga interés en la comida.

– Que haya pedido el reflejo de extrusión. Este reflejo es el que hace que escupan todo lo que se llevan a la boca, es un reflejo que previene el atragantamiento.

También existe la opción del BLW mixto, o alternar triturados y BLW. Esta opción es buena cuando, por ejemplo, la persona que cuida al bebé durante el día (en ocasiones los abuelos), no se sienten cómodos ofreciendo trocitos. De esta manera cuando están con ellos pueden comer triturados y cuando están con los padres trocitos.

Como siempre, cada familia y sus circunstancias son diferentes, por eso, la opción que elijáis será siempre la mejor para vosotros.  Hay que tener en cuenta que al principio el bebé seguramente coma poca cantidad, juegue o incluso rechace alimentos, pero es importante no forzarle, ya que poco a poco irá evolucionando y el objetivo es que tengan una relación sana con la comida.

¿Y vosotras, por qué opción os decantáis?

Podéis contarnos vuestra experiencia y estar informadas de todo en nuestras redes sociales: InstagramFacebook o Youtube y también os animamos a suscribiros a nuestra newsletter para no perderos nada.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Categorías